6 consejos para seguir una alimentación sostenible y saludable

¡Alimentar el cambio está en tus manos! Sigue estos consejos super fáciles de aplicar para contribuir a un mundo mejor.

 

Muchas son las tendencias en alimentación que tienen como foco principal fomentar una alimentación saludable. Pero, ¿qué es una alimentación sostenible?

Según la ONU, “las dietas sostenibles son aquellas que generan un impacto ambiental reducido y que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a que las generaciones actuales y futuras lleven una vida saludable”.

 

 

Basa tu dieta en los vegetales

Comer menos carnes rojas y procesadas puede ser un primer paso para adoptar una alimentación tan sostenible como saludable. No se trata de eliminar por completo las proteínas de origen animal, pero sí es posible reducirlas. 

La producción de alimentos de origen animal tiene un gran impacto medioambiental. Concretamente, es responsable del 51% de las emisiones de los gases de efecto invernadero, así que consumiendo menos proteínas animales no sólo estarás contribuyendo a mejorar tu salud, también la del planeta.

 

Planifica tus comidas con antelación

Tomando esta sencilla medida estarás contribuyendo a la sostenibilidad alimentaria, no sólo porque podrás aprovechar las sobras de anteriores comidas, sino también porque evitarás comprar de más cuando hagas tus compras semanales. 

Así, planificar tus comidas no sólo ayudará tu bolsillo evitando el despilfarro, también a la salud del planeta.

 

Compra en comercios locales

Cada vez que compras en una tienda local y no en supermercado estás apoyando ese negocio en concreto y a los productores locales que traen los productos a la tienda para que ésta los venda. Además, las compras en comercios locales te permitirán desplazarte a pie, por lo que reducirás la huella de CO2 de tus compras alimentarias a favor de la sostenibilidad.

En resumen, con esta pequeña medida contribuirás al desarrollo económico y social de tu entorno, a la vez que reducirás tu impacto ambiental al no desplazarte mediante vehículos que consumen combustibles fósiles.

 

Compra productos de temporada

¿Tienes idea de los kilómetros de distancia que ha recorrido ese mango que compraste fuera de temporada para que puedas disfrutar de él todo el año? La importancia de comprar frutas y verduras de temporada reside precisamente en reducir la huella de carbono, por eso es importante que la producción de los alimentos que compras sea local y de temporada. Y, si pueden ser productos provenientes de la agricultura ecológica u orgánica, ¡aún mejor!

¡Te dejamos un calendario de frutas de temporada y otro calendario de verduras de temporada elaborados por la OCU para que tengas toda la información disponible a tu mano!

 

Evita los envases plásticos 

Para lograr esta medida también es importante comprar en pequeñas tiendas locales y no en grandes supermercados, ya que las primeras podrán tener más flexibilidad en el tipo de envase de los alimentos. 

Comprando a granel en pequeñas tiendas podrás llevar tu propio envase a la tienda para poder generar cero residuos en tus compras. Por ejemplo, si compras la carne en un supermercado lo más probable es que venga envasada en plástico, mientras que si la compras en una carnicería local puedes traer tu propio tupper de casa.

 

Elabora tu propia comida

Siempre que puedas, es mejor cocinar tus propios platos y no comprarlos precocinados. De esta forma te aseguras controlar la procedencia de todos los ingredientes que uses y evitas añadir conservantes y otras sustancias químicas en la comida.

¿Sabías que la dieta mediterránea es uno de los patrones dietéticos que pueden contribuir a la mejora del uso de recursos y del impacto medioambiental? La Dra. Anna Bach Faig lo explica en este artículo.