Hoy comemos juntx(s) con Mitto

Te traemos este especial de menú saludable y sostenible para que puedas introducirte al mundo de la cocina un menú cien por cien saludable que te resultará súper fácil de hacer en tu casa.

 

Reducir el consumo de carne y priorizar los alimentos de origen vegetal, de proximidad y de temporada son pequeñas acciones que puedes adoptar en tu vida para ayudar a la salud del planeta y que no te costarán nada. Además, desde Mitto recomendamos el consumo de frutas y verduras de temporada, ya que esto también beneficia a los productores de hortalizas locales y promueve la sostenibilidad alimentaria. ¿Nos ponemos manos a la obra?

Para picar: hummus de garbanzos con zanahoria

Dificultad: súper fácil

El hummus es una receta árabe donde su ingrediente principal es el garbanzo. ¿Sabías que proviene del antiguo Egipto, donde se tomaba en trozos de pan tostado? Aunque esta receta vamos a tomarlo con fingers de zanahoria, los trozos de pan tostado también son una buena opción. Además, puedes tenerlo en la nevera durante 3 días. Y si haces en mucha cantidad, divídelo en raciones pequeñas y guárdalo en el congelador. Para hacerlo necesitarás:

Ingredientes

  • 400 gramos de garbanzos cocidos
  • Medio ajo
  • 2 cucharadas de Tahini (salsa de sésamo)
  • El zumo de medio limón
  • Comino al gusto
  • Sésamo al gusto
  • Sal al gusto
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Pimentón dulce 
  • Zanahorias al gusto

 

Cómo hacer el hummus

  1. Pondremos los garbanzos, el medio ajo, el tahini, el zumo de limón, el comino, el sésamo y la sal en un bote o dentro de la batidora, en función de lo que tengas en casa, y lo trituraremos todo junto.
  2. Si la textura que te ha quedado es demasiado sólida, añade un poquito de agua y vuelve a triturar. 
  3. Sírvelo en un plato y añade por encima el pimentón dulce y el aceite de oliva.
  4. Luego, pela y corta unas cuantas zanahorias y córtalas por el medio a lo largo. Puedes simplemente cortarlas por la mitad -los fingers te quedarán más gruesos- o en trozos más pequeños.

De primer plato: la auténtica ratatouille

Dificultad: fácil

Seguro que te suena el nombre de este plato de la película infantil de Disney, pero, ¿sabías que en realidad es uno de los platos más representativos de la cocina francesa? Se trata de un guiso de verduras en el horno muy parecido al pisto manchego, pero con su toque distintivo.

Ingredientes

  • 1 berenjena
  • 4 tomates
  • 2 calabacines
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • 1 bote pequeño de tomate frito (mejor casero) de 250 gramos aproximadamente
  • Sal
  • Hierbas provenzales (al gusto)
  • Ajo en polvo

 

Cómo hacer la ratatouille

  1. Pon en una paella el ajo, los pimientos y la cebolla a fuego lento, para que se pochen y poder hacer un sofrito. 
  2. A los 20-25 minutos, añade también el tomate frito y déjalo cocinar unos 10 minutos. Luego, reserva el sofrito a parte.
  3. Seguidamente, mezcla las hierbas provenzales con aceite, y añade un poco de ajo en polvo y sal.
  4. En un recipiente para el horno, pon en la base el sofrito que has reservado previamente. Luego corta la berenjena, el calabacín y el tomate a rodajas y las vas metiendo en el recipiente. Recomendamos que las pongas verticales, es decir, una apoyada en la otra. Así el plato quedará mucho más bonito.
  5. Añade por encima un poco de sal y el aceite con hierbas provenzales que has hecho.
  6. Mete la ratatouille en el horno durante una hora a 160ºC. Si quieres, durante los últimos 10 minutos puedes poner el grill para que se doren un poquito las verduras.
  7. Y si eres lover del queso, ¡también puedes añadirle mozzarella rallada por encima! Aunque si sigues a rajatabla nuestra propuesta, no te hará falta. ¡Ahí viene tu ración diaria de queso!

 

De segundo plato: salmón con salsa de queso para aumentar la vitamina D del body

Dificultad: media

Según la Fundación Alicia, es recomendable ingerir vitamina D durante los días de confinamiento, ya que vamos a tener una exposición al exterior muy pequeña que nos va a reducir los niveles de esta vitaminas. En una situación de vida normal, el cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol, cosa que ayuda a controlar los niveles de calcio y fósforo en el organismo, pero ahora es mucho más difícil. Uno de los alimentos que mayores reservas tiene de Vitamina D es el pescado azul, como el salmón, ¡así que vamos a ello!

Ingredientes

  •  1 pieza de salmón, de unos 200 gramos de salmón
  •  1 cebolla
  •  4 trozos de queso mozzarella
  •  1 pizca de sal y pimienta
  •  100 gramos de mantequilla
  •  1 chorro de aceite de oliva
  •  3 cucharadas soperas de crema de leche

 

Cómo hacer el salmón con salsa de queso

  1. Para hacer la salsa, primero pica la cebolla bien fina y saltéala en una sartén con un poco de mantequilla, a fuego alto, durante unos 3 minutos aproximadamente. 
  2. Añade la crema de leche en la sartén y mantén la cocción de la cebolla. Ahora es el momento de añadir sal en la salsa, si lo deseas. Baja el fuego a intensidad media para que no se te queme.
  3. Finalmente, añade el queso y mézclalo con la salsa hasta que esté derretido del todo y se mezcle con la salsa completamente. ¡El queso lo añades a tu gusto!
  4. Para hacer el salmón, primero sazona el trozo de salmón con sal, pimienta, y hierbas provenzales al gusto. Luego, añade un poco de aceite de oliva en una parrilla y coloca el salmón encima.
  5. Cocina el salmón a fuego alto durante 4 minutos, por la parte de la piel. Luego, tápalo y baja la intensidad del fogón a media temperatura. Tápalo y cocínalo durante 4 minutos más.
  6. Finalmente, ¡ya puedes emplatar y disfrutarlo!

 

Y de postre: fresas y naranja con chocolate

Dificultad: super fácil

La fresa y la naranja también son dos frutas de temporada que, si las combinas con chocolate negro, generarán una explosión brutal de sabores en tu paladar. Ambas frutas son grandes fuentes de vitamina C, por lo cual son ideales para ayudar a nuestro cuerpo a regenerarse en caso de heridas o, por ejemplo, combatir el resfriado común. 

Ingredientes

  • 8 fresas, preferiblemente grandes
  • 1 naranja grande
  • miel al gusto
  • chocolate para fundir

 

Cómo hacer las fresas con chocolate

  1. Limpia y corta las fresas y la naranja en dados muy pequeños. 
  2. Pasa la mezcla en un bol, tápala con papel film o un trapo, y déjala en la nevera por unas dos horas aproximadamente. Si te gusta el dulce, también puedes añadir una cucharada de miel por encima de la mezcla.
  3. Para fundir el chocolate, dependerá de tus herramientas: si tienes microondas, sólo tienes que ponerlo a trozos en un bol y ponerlo en el micro. Si no tienes microondas, pon el chocolate a trozos en un cazo y mezcla hasta que esté deshecho.
  4. Para la presentación, reparte la mezcla de frutas en distintos recipientes para los comensales, y usa el chocolate para decorar por encima. Coge poco y tíralo a una buena distancia para hacer formas bonitas.
  5. ¡Y voilá! Como idea, puedes presentarlo en una copa de cocktail para que se vea un postre súper top, pero dentro de un vaso bonito también se verá estupendo.

¡Hasta aquí nuestra propuesta de receta fácil, saludable y sostenible! ¿Nos propones la tuya?