5 consejos para trabajar desde casa durante el confinamiento

Muchxs son lxs profesionales que tendrán que aprender a trabajar en remoto durante el confinamiento para #FrenarLaCurva del Coronavirus. Te dejamos 5 consejos made in Mitto para que la adaptación al teletrabajo sea un plis-plas.

 

Desde nuestros inicios, el equipo de Mitto hemos aplicado el teletrabajo como una forma habitual de trabajar. Hay días que nos vemos en la oficina, pero ha habido épocas en que hemos trabajado en remoto durante meses enteros. 

Como tenemos algo de experiencia en ello y sabemos que para muchas personas adaptarse a esta forma de trabajar puede ser un tanto complicado, ¡ahí van algunos consejos que hemos sacado de la propia experiencia!

 

1. Mantener la rutina y el horario habitual es clave

 

Levántate temprano: cuando todo vuelva a la normalidad, no sea tan difícil volver a la rutina diaria. Dúchate, almuerza, y vístete. Sí, sí, hay que vestirse, no vale trabajar en pijama. Trabajar desde casa puede tentarte a trabajar en pijama, cosa que no recomendamos porque con el pijama puesto es mucho más fácil no concentrarse. Feel free para ponerte ropa cómoda, pero presentable. 

También te recomendamos que te marques un horario de teletrabajo, hazlo junto con tus compañerxs, ya que trabajando desde casa es muy tentador seguir trabajando fuera del horario de trabajo. Hay que autoimponerse disciplina para no trabajar más de lo que te toca y saber desconectar.

 

2. Prepara tu espacio de trabajo

 

Si puedes, te recomendamos fijar un espacio para trabajar que no sea en las zonas comunes de tu casa. Así evitarás las distracciones y te concentrarás mucho mejor. Si convives con más personas seguramente ya sabes de lo que hablamos. Esta medida también te va a ayudar a desconectar del trabajo cuando estés en tu tiempo libre. 

Además, asegúrate que tu espacio de trabajo es cómodo y no está muy cargado. La silla y la mesa deben ser cómodas y ergonómicas (ten en cuenta que vas a pasarte 8h o más sentadx allí). Ten a mano sólo lo imprescindible para evitar distracciones e ilumina bien tu espacio de trabajo para no cargar la vista. 

 

3. Haz pausas y respeta tus descansos

 

Durante la jornada de trabajo es importante que mantengas el horario del almuerzo, comida o merienda que hagas habitualmente y que vayas haciendo paradas breves y descansos. Para prepararte un café o un té, para tender la lavadora, barrer el comedor… 

Los breves descansos te ayudarán a concentrarte mejor y a ser más productivx. Puedes ayudarte de la Técnica Pomodoro, un método para mejorar la administración del tiempo que dedicas a una actividad. Consiste en usar un temporizador para dividir el tiempo en intervalos de 25 minutos de actividad, llamados pomodoros, seguidos de 5 minutos de descanso, con pausas de 15 minutos cada cuatro pomodoros.

Para no tener que estar calculando los intervalos existen infinidad de apps muy útiles para ponerte en modo automático. Para ordenadores con sistema operativo iOS te recomendamos Be Focused, mientras que para Windows recomendamos Focus 10. Otra app ambivalente tanto para Windows como iOS es Focus Booster, que cuenta con planes profesionales para reportarte incluso analíticas de cómo gestionas tu tiempo. 

 

4. Organiza y planifica tus tareas

 

Antes de ponerte manos a la obra es muy importante que organices tus tareas diarias y las planifiques. Cuánto tiempo calculas que vas a dedicar a cada una de ellas, qué prioridad les das, qué urgencia tienen, qué dificultad, qué día de entrega tienen… Como dice nuestra compañera Lilit: “si sabes lo que tienes que hacer, hacerlo es mucho más sencillo”. 

Para organizarnos mejor las tareas, en Mitto somos fans número 1 de tres herramientas de gestión de tareas: Asana, Jira y Trello. Ambas te permiten colaborar con tus compañerxs, crear distintos tableros o proyectos, crear tareas y organizarlas según estén pendientes, en curso o finalizadas. 

 

5. Nunca dejes de comunicarte con tu equipo

 

¡La comunicación constante es muy importante! Tendrás que encontrar una plataforma que te permita la comunicación fluida con tu equipo. Nosotros usamos Slack para la comunicación diaria con todo el equipo porque nos permite crear grupos, integrar herramientas colaborativas como Google Drive o herramientas de gestión de tareas como Asana.

Otra recomendación que te hacemos es que todas las reuniones que se hagan, vía llamada telefónica, sean transcritas automáticamente y se facilite el acta de la reunión a todxs lxs interesadxs. Esa es la mejor forma de que todo el mundo esté alineado con las decisiones que se toman.